publicidad

No puedes seguir este enlace porque no has aprobado el uso de algunas cookies. Para poder acceder a este contenido es necesario almacenar en tu navegador algunas de esas cookies. Por ello, para acceder a este enlace, tendrás que aceptas el uso de cookies.


publicidad

No puedes seguir este enlace porque no has aprobado el uso de algunas cookies. Para poder acceder a este contenido es necesario almacenar en tu navegador algunas de esas cookies. Por ello, para acceder a este enlace, tendrás que aceptas el uso de cookies.


Promociona

GRATIS

un evento, lugar,

o establecimiento

  • Jabalí (Galicia)
Mapa de situación de Jabalí

El Tiempo

Descripción

El jabalí (Sus scrofa castilianus) es un mamífero artiodáctilo de la familia de los suidos presente en toda Galicia, donde su población es abundante y es considerado como pieza de caza mayor.El jabalí es un mamífero de tamaño mediano provisto de una cabeza grande y alargada, en la que destacan unos ojos muy pequeños. El cuello es grueso y las patas son muy cortas, lo que acentúa aún más su rechoncho cuerpo, en el que es mayor la altura de los cuartos delanteros que los traseros, a diferencia del cerdo doméstico, que por evolución genética ha desarrollado más la parte posterior de su cuerpo, donde se localizan las piezas que alcanzan más valor en el mercado de las carnes. El jabalí compensa su mala vista con un importante desarrollo del olfato, que le permite detectar alimento, como trufas, bellotas, setas, caracoles, vegetales y animales bajo tierra, o incluso enemigos a más de 100 metros de distancia. El oído está también muy desarrollado y puede captar sonidos imperceptibles para el ser humano. El peso medio de un adulto oscila entre los 70 y los 90 kg de los machos y los 45 y 65 kg en las hembras. Mide entre 110 y 160 cm de largo y 65 a 70 cm de alto. Sus pelos son gruesos y negros midiendo entre 10 y 13 cm en la cruz y unos 16 cm en la punta de la cola. El color de la capa o pelo es muy variable y va desde colores grisáceos a negro oscuro, pasando por colores rojizos y marrones. Las patas y el contorno del hocico son más negras que el resto del cuerpo. La crin que recorre el lomo a partir de la frente, se eriza en caso de cólera. El cambio de pelo tiene lugar hacia mayo o junio, aunque la hembra con crías muda más tarde. En verano, las cerdas son más cortas. Las crías o jabatos nacen con unas características rayas longitudinales a lo largo del cuerpo, lo que les ha dado el nombre de rayones o listones. Éstas desaparecen a lo largo de los primeros meses de vida y su pelaje se oscurece, pasando del rojo bermejo al año de edad y al marrón o negro en los ejemplares adultos. Foto propiedad de Superbass - Eigenes Werk, CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=26182693

Datos

  • Especie Protegida: No

  • Especie Endémica: No

  • Especie Autóctona: Si

  • Especie Peligrosa: Si

  • Precauciones:

    • Es un animal que puede ser peligroso. Si somos víctimas de un ataque, las heridas producidas por sus colmillos pueden infectarse fácilmente. Un jabalí, como todos los animales "silvestes" sólo ataca cuando se ve acorralado o para proteger a su prole. Lo mejor si nos encuentramos con alguno es quedarnos quietos y si vemos que no se va, retroceder despacio y dejarle "espacio" para que no se sienta en peligro. Si embargo cuando está en grupo y con crías, hay que extremar la precaución, en estos casos es muy típico que alguno de los jabalís del grupo se acerque y te planta cara a unos 5 o 10 metros de distancia, para a continuación salir huyendo. En estos momentos deberemos de mantener la calma y evitar cruzarnos con las crías. Si los vemos de lejos, podemos ahuyentarlos haciendo algo de ruido, en sitios con importante presencia de jabalíes es muy típico ir con una pequeña radio puesta, de esta manera los alertaremos y serán ellos los que nos evitaren a nosotros.

Este contenido está oculto porque no has aprobado el uso de algunas cookies. Para poder acceder a las funciones relacionadas con las redes sociales es necesario almacenar en tu navegador algunas de esas cookies. Por ello no podrás acceder a este contenido si no aceptas el uso de cookies.


publicidad

No puedes seguir este enlace porque no has aprobado el uso de algunas cookies. Para poder acceder a este contenido es necesario almacenar en tu navegador algunas de esas cookies. Por ello, para acceder a este enlace, tendrás que aceptas el uso de cookies.


publicidad

No puedes seguir este enlace porque no has aprobado el uso de algunas cookies. Para poder acceder a este contenido es necesario almacenar en tu navegador algunas de esas cookies. Por ello, para acceder a este enlace, tendrás que aceptas el uso de cookies.


En Galiceando usamos cookies propias y de terceros para analizar nuestros servicios, elaborar información estadística y perfilar tus hábitos de navegación, para mostrarte publicidad y contenidos adaptados a tus preferencias. Adicionalmente podemos compartir estos análisis de navegación con terceros para la personalización de la publicidad. Al navegar por el sitio web o interactuar con el mismo, estarás aceptando el uso de algunas de estas Cookies. Puedes configurar o rechazar el uso de aquellas que no son imprescindibles para el funcionamiento de la página ahora, pulsando en el botón Configurar, o en cualquier otro momento accediendo a la Política de Cookies a través del enlace que encontrarás al pie de todas nuestras páginas. Más información en nuestra Política de Cookies.